fbpx

Abre tus alas, la vida es bonita aunque esté del revés

Los límites los pones tú, no las circunstancias.

“Pies para que os quiero si tengo alas para volar” sin duda una de las frases más representativas de Frida Kahlo y que a mí personalmente más me gustan.

Hace referencia al poder de la imaginación y sobretodo, al poder de la mente, que es capaz de hacerte volar o dejarte atrapada en una jaula mental ante una misma circunstancia.

Y es que, los limites los pones tú y no las circunstancias que te rodean.

Por eso, aunque haya días en los que sientas que la vida está del revés, que no entiendes nada y donde te sientes perdida y triste, recuerda que la clave está en abrir las alas de tu mente y dejarla volar allá donde quieres que llegue.

Debes ser consciente de que eres capaz de hacer todo lo que te propongas, ya que la mente, la voluntad y la capacidad de superación innata que hay dentro de ti, te llevarán a conseguirlo. Tu mente es el arma más poderosa de la que dispones.

Pero, así como tiene el poder de hacerte conseguir lo que te propongas, la mente también es capaz de hacernos ver que las cosas son o están mucho peor de lo que en realidad están, y es esté lado el que normalmente haya que entrenar más.

No importa lo difícil que sea la situación, lo feas que estén las cosas o sea lo que sea que esté pasando, siempre hay algo bonito en medio de ese caos, siempre hay algo por lo que merece la pena luchar, siempre existen nuevas oportunidades, siempre hay nuevos aprendizajes que descubrir, siempre se abre una ventana donde una puerta se cerró, siempre hay nuevas personas deseando entrar en tu vida y siempre hay momentos esperando a que los exprimas y los vivas al máximo.

Quizás no puedas evitar que esas circunstancias en este momento en tu vida se desarrollen, seguramente se escapa a tu control, pero lo que sí está en tus manos es el poder que le das a tu mente para que interprete y tome acción sobre ellas, y ahí está la clave del vuelo.

Aún en esos momentos, la vida no se detiene ante tus pies, sigue siendo la misma que alabas cuando todo parece que está bien y sonríes. Siempre está ahí esperando a que abras tus alas y comiences a volar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *