fbpx

Echo de menos sentirte

Hoy necesito sentirte, pero he aprendido a valorarte como te mereces

Es en estos días de caos y alarma, cuando no te tengo, es cuando me doy cuenta de lo mucho que necesito sentirte.

En estos días donde el miedo, la incertidumbre, la alarma y el temor a lo desconocido nos rodea, es cuando más necesito sentir, abrazar, besar y sentir calor de aquellos que quiero.

Repaso mentalmente cada beso y abrazo que he dado, los que di por inercia y los que me muero por repetir ahora mismo. Y no puedo engañaros, siento presión en el pecho, siento angustia contenida, me muero por besar a los míos y me viene a la cabeza la frase de “el poder sanador del amor”, que gran verdad.

Está claro que ninguno de esos besos y abrazos va a encontrar la solución que necesitamos ahora, pero te hacen sentir infinitamente mejor, más acompañado, más seguro, más fuerte, como cuando eres pequeño y tu madre te abraza en mitad de la noche tras una pesadilla.

Echo de menos esos besos y abrazos con sabor a “todo pasará”, “todo irá bien”, “estoy aquí”.

Me doy cuenta de todas esas veces que me fui huyendo de una situación incómoda, todas esas veces que el egoísmo pudo más que el amor, y de todas esas cosas que dejamos para mañana pensando erróneamente que ya habrá tiempo.

Tenemos la mala costumbre de dejar para luego todo, de reír poco, de echar de menos en lugar de hacerlo de más, de querer tarde y valorar después.

Nos pasamos el día entero soñando con una vida perfecta, acorde a nuestras ilusiones y deseos. Pero, sin embargo, vivimos ajenos al ahora que es lo único que tenemos al alcance de nuestra mano.

Y hoy, cuando el ahora es un caos, cuando el virus se coló en nuestras vidas para pararlas, hoy que todos necesitamos volver a esa normalidad de los días que tantas veces despreciamos, es cuando tenemos la oportunidad de abrir los ojos, creo que es el momento de reflexionar, cierto es que la vida ha elegido una manera muy dura de llamarnos la atención, pero espero que todo este miedo y dolor, sirvan de algo.

Confío en que aprendamos que cada momento, cada instante que marca el reloj de tus días, cada día que te levantas, cada oportunidad que el cosmos te regala, cada sonrisa, cada beso, cada recuerdo que almacenas son todo aquello que necesitas para llenar tu mochila de vida.

Hoy necesito sentirte, pero he aprendido a valorarte como te mereces.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.