fbpx

Último post del año 🎉

Cojo papel y boli para empezar a escribir un nuevo capítulo.

Creo que iba siendo hora de que te fueras…

No te imaginas las ganas que tenía de dejar de sentirte, experimentarte, aprenderte y vivirte.

Has sido un año demasiado duro, un año que empecé con energía, ilusión, algo de inestabilidad, pero con muchas ganas de darle un giro a mi vida…

Pero el giro me lo dio la vida a mí.

Has sido un año de aprendizaje.

Me he visto obligada a mirar al miedo de frente, hacerme fuerte y tener más fe que nunca.

Me he visto obligada a no rendirme, a evitar darle protagonismo a esos pensamientos negativos que te pintan la vida en un negro opaco por el que no pasa ni un rayo de luz.

A duras penas he aprendido a parar y elegir qué quiero sentir.

El miedo a pasarlo mal nos protege, sí, pero pasarlo mal nos curte y nos enseña. Podemos elegir no sufrir, yo este año lo hubiera hecho sin duda, pero estaría renunciando a una parte de la realidad, porque nos guste o no, sufrir y ser feliz son las dos caras de una misma moneda, una moneda llamada VIDA.

Está claro que hubiera elegido que las cosas sucedieran de otra manera, quizás de una manera menos dolorosa, más llevadera y no todo junto… Pero me ha quedado claro que la vida no es como lo has imaginado, la vida actúa y tú decides como te unes a su plan o con qué cara de la moneda gastas los minutos de tus días.

Qué de despedidas este año…

Nunca me ha gustado decir adiós, creo que por eso me has hecho repetir tantas veces estos meses, para que aprenda, pero… ¡Qué duro!

Si, es duro, sobre todo cuando deseas con todas tus fuerzas que la otra parte, siga estando a tu lado día a día. Pensar que hay que dejar huecos libres para que sean rellenados por nuevas oportunidades, ilusiones, vidas y alegrías es el único consuelo que cabe.

Despido este año sin ti, amigo. Sin duda fue el adiós que nunca quise decir, al que no estaba preparada y que más me ha dolido. El día que te fuiste supe que mi vida se quedaba mucho más vacía, porque ese hueco solo podías llenarlo tú.

«Te echo mucho de menos Kalo»

Supongo que no puedo despedirme de ti sin agradecer que, pese a todo este aprendizaje a marchas forzadas, me hayas dejado conocer gente tan maravillosa como la que llegó a mi vida, gracias por una Navidad más junto a los míos, me siento muy afortunada de seguir cenando con mis abuelos, padres y hermanos. Gracias por abrirme nuevas puertas laborales, por darme ese chute de energía y sacar a la luz uno de mis mayores deseos, By Alegría García.

Abro los brazos al 2020, sería muy pesimista y algo egoísta recibirlo sin ganas, ilusión, esperanza, fe y cargar sobre él los malos momentos del 2019, por lo tanto, guardo en mi cajón de vida los meses pasados, cojo papel y boli para empezar a escribir un nuevo capítulo.

Recibiré con alegría lo que tengas para mi y prometo «nunca dejar de sonreir»

¡Feliz año nuevo a todos!
ultimo post del año by alegria garcia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *