fbpx

…y la princesa reinventó el cuento

...y la princesa reinventó el cuento

Entonces …. la princesa reinventó el cuento cuando se dio cuenta que la única que podía hacerla feliz era ella misma. Que había estado mucho tiempo esperando que llegara un príncipe y le hiciera tan feliz como ella había imaginado, que evidentemente, estaba en su torre perdiendo el tiempo, tiempo que jamás recuperaría.

Se dio cuenta que tenía el poder para derrotar dragones, que era única e irrepetible y que podía librar mil batallas y obstáculos que la vida le presentara y aun así seguir en pie día a día.

Se dio cuenta de lo valiente que había sido cuando echó la vista atrás y recordó por todo lo que había pasado, se miró al espejo, se secó las lágrimas y estuvo dispuesta a desvanecer las sombras que le atormentaban ella solita, sin esperar que nadie viniera a salvarla.

Se dio cuenta que sabía amar de una manera tan bonita, sincera y especial que no podía dárselo a cualquier príncipe que se cruzara en su camino sin recibir nada a cambio, ya no. Su amor tenía un valor incalculable y estaba claro que se lo daría al hombre que le volviera a hacer sentir la única princesa del reino, tal y cómo lo había hecho su padre desde pequeña.

La princesa se cansó de esperar a que el príncipe le rescatara y decidió reinventar el cuento, luchar por sus sueños y ser ella misma la heroína de su historia.

Y colorín colorado el cuento aún no ha acabado… a la princesa le quedan muchas historias especiales que contar.

Y es que desde pequeñas vemos y nos leen cuentos de princesas llenos de amor y finales felices donde el príncipe rescata a la princesa y lucha contra todo con tal de estar con su amada de la cual se enamora nada más verla…

Ese es el ideal que tenemos en el amor, y es normal que cuando llegas a la realidad y empiezas a vivir los primeros romances todo te choque….es tan diferente a lo que habías imaginado y te habían contado… que no sabes gestionar lo que te pasa y sufres…sufres tantas veces imaginando que el siguiente será el príncipe de tus sueños….el que luchará mil y una batalla por ti hasta que consiga conquistarte y entonces escribir juntos el ….”y vivieron felices” pero amiga, la vida no es así, no te diré yo que el amor no existe, porque confío fielmente en el amor, y creo que es la energía más poderosa del universo, pero desde luego no funciona como lo hemos aprendido.

Si algo he aprendido es que el amor empieza por ti, comienza por valorarse, quererse, mimarse y luchar por una misma primero y cuando estés bien contigo misma, compartir con otra persona todo ese amor.

El error que cometemos es pensar que la felicidad y el amor tienen que venir por parte de una persona ajena que no seas tú, por eso le damos a personas externas el poder de hacernos felices…con el peligro que ello conlleva. ¡Piénsalo! Que tu felicidad y alegría esté en manos de otra persona es uno de los errores más grandes que podemos cometer y creo que es el primero que cometemos cuando empezamos a amar, porque le estamos dando el poder de hacernos felices, pero también de hacernos infelices y sufrir,  y con ello perdemos el control de nuestras emociones más poderosas, el amor y la tristeza.

Creo que todo esto, es sólo el reflejo de los cuentos que veíamos de pequeñas, donde la princesa resolvía sus problemas y conseguía la felicidad cuando llegaba un príncipe a su vida, en cierta manera nos hacen dependientes del amor de otras personas sin enseñarnos que la única persona que tiene el poder de hacerte feliz eres tú misma.

He aprendido que por mucho que te quieran, eres tú y solo tú la única que se enfrentará a las batallas y dragones que la vida te ponga en el camino, eres tú la que tiene que luchar por sus sueños, poniéndote siempre en el primer lugar de tus prioridades, tendrás que cuidarte y valorarte como nadie lo hará y solo así podrás vivir el amor tal y como es, un regalo de la vida.

Cuando hayas aprendido a amarte a ti, estarás preparada para amar a otra persona tal y como es,  sin esperar cambiarle, ni pasarle la responsabilidad y la carga de hacerte feliz sino de acompañarte a serlo.

No trates de vivir un amor de princesas, reinventa el cuento, conviértete en la heroína de tu vida y quiérete tú antes de querer a otra persona.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.