fbpx

Haz del dolor tu talismán de cura

Haz del dolor tu talismán de cura

Y es así, a menudo tratamos de evitar el dolor porque lo vemos como malo, como desagradable… Como aquello que nadie quiere pasar o experimentar, y en cierta manera así es. «Jo, experimentar dolor es duro».

Pero evitando el dolor también estamos evitando una parte de nuestra vida y me atrevo a decir, una parte de nuestro interior.

El dolor es señal de que algo no va bien… Hay una parte de ti que no funciona como debería y necesita de tu atención. Una emoción mal gestionada, una situación no asumida como es debido, falta de confianza en una misma, rabia…hay mil cosas que producen dolor a una persona.

Si evitamos el dolor estaremos evitando curar y sanar esa parte de nosotras que ahora mismo nos reclama. Si si, la teoría es muy bonita, pero a la hora de la verdad, ¿cómo se hace caso al dolor?, ¿de qué manera?

Te diría que sea de la manera que sea atender al dolor es difícil, requiere de mucho amor y comprensión por tu parte. Requiere que estés dispuesta a sanarte tu sola a través del amor y la aceptación, porque nadie nada más que tú puede hacerlo. Nos confundimos al pensar que el dolor que siento puede disminuir si alguien está a mi lado, si me ayudan a pensar en el motivo y me dan las soluciones… Pero amiga nada de esto vale, nada de esto te ayudará a entenderlo y a curarlo. Por eres tú la que tiene que aprender a querer tus sombras igual que quieres a los días de luz, porque eres tú la que tiene que abrazar su dolor, escucharse, sentirse, conocerse, comprender, tener compasión y entonces abrazar ese dolor viéndolo como una oportunidad de cambio y renovación.

Desde mi experiencia puedo decir que llevaba mucho tiempo evitando el dolor, huyendo de él, tapándolo con parches y escudos, pero un día todo cambió y no me quedó más remedio que hacerle frente, escucharle, darle su espacio, conocerle y así aceptarlo, rendirme ante él para poder avanzar en la vida.

No lograba entender esa ansiedad desmedida, esos ataques de pánico diarios y esa tristeza que se había instaurado en mi vida, sentía dolor… Y estaba sufriendo.

Como dice buda «el dolor es inevitable pero el sufrimiento es opcional» y decidí dejar de sufrir enfrentándome a todo aquello.

Han sido meses duros, meses en los que la situación y el dolor me sobrepasaban… Y de verdad llegue a odiar ese dolor y ese estado al que me sometía.

Un día, tras leer mucho algo en mí cambió, “deja de resistirte a esto, está aquí y está aquí para algo, tienes que cambiar y aprender algo, te resistas o no esto va a estar aquí hasta que no le des su lugar y aprendas la lección”.

Acéptate

Valórate

Ámate tú

Perdónate

Cuídate tú 

Vive el ahora

Medita y sigue conociéndote

Identifica el juego que crea tu mente. 

Céntrate en el que tienes y no en lo que te falta 

Me di cuenta de que el mayor enemigo que tenía era yo misma, que la persona que más daño me estaba haciendo era yo, que todo este tiempo estaba luchando contra mí misma… Con el gasto de energía que supone eso… Estaba intentando destruirme sin darme cuenta. No es de extrañar que me encontrará tan agotada, sin energía, vacía y pequeña, ahora lo entiendo todo.

Dicen que los grandes cambios siempre vienen precedidos de una fuerte sacudida. No es el fin del mundo. Es el inicio de uno nuevo. 

Y es cierto, ahora más que nunca siento que voy por el camino correcto.

Como decía Frida Kahlo «el arte más poderoso de la vida, es hacer del dolor un talismán que cura»

alegria-garcia-icono-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *